Canadá:más de una década de trabajo

Canadá:más de una década de trabajo

“Quizá lo más prometedor del auge de la conservación de las tierras silvestres que estamos viviendo en Canadá ha sido el relativo consenso del público general sobre la necesidad de llevar a cabo conservación de paisaje a gran escala” Harvey Locke IJW April 2009

Desde comienzos del año 2000, Canadá ha reconocido la importancia de proteger al menos la mitad de su territorio y está trabajando activamente para alcanzar este objetivo. Los esfuerzos de colaboración para la protección de la naturaleza llevados a cabo por el gobierno, los pueblos nativos First Nations, los grupos ambientalistas y algunas corporaciones responsables han cosechado muchos éxitos, descritos a continuación.

Las organizaciones conservacionistas, la ciencia, los gobiernos y la sociedad civil alinean sus visiones

En 2003, varios pueblos nativos First Nations, compañías extractoras y organizaciones conservacionistas firmaron la Convención para la Conservación del Bosque Boreal de Canadá, cuyo objetivo es proteger al menos la mitad del bosque boreal y garantizar que las actividades extractivas en el resto cumplan con los más exigentes estándares mundiales. Estas premisas estaban basadas en la mejor información científica disponible sobre lo que se requería para hacer conservación de manera efectiva. El bosque boreal representa más del 60% de la superficie terrestre de Canadá.

En 2005, Canadian Parks and Wilderness Society (CPAWS), la organización conservacionista que lidera en Canadá el movimiento de conservación de las tierras silvestres, confirmó su visión nacional de conservación y solicitó la protección de al menos 50% de las tierras silvestres, mares y cuerpos de agua dulce.

En mayo de 2007 más de 1500 científicos de todo el mundo refrendaron la Convención para la Conservación del Bosque Boreal de Canadá y su visión de proteger al menos la mitad de los ecosistemas boreales de Canadá de manera interconectada. Los científicos ayudaron a asegurar el éxito de esta iniciativa destacando la importancia de:

  1. Consolidar un sistema de áreas protegidas que tenga una representación de todos los ecosistemas nativos
  2. Mantener poblaciones viables de todas las especies nativas en sus patrones naturales de abundancia y distribución.
  3. Mantener los procesos ecológicos y evolutivos
  4. Gestionar los paisajes y las comunidades para que tengan capacidad de respuesta a los cambios ambientales en el corto y largo plazo.

Mientras tanto CPAWS y Mountain Equipment Coop, la mayor cadena de tiendas de equipo especializado para la montaña y el aire libre en Canadá, anunciaban la campaña de mercadotecnia social The Big Wild animando a la ciudadanía a proteger al menos la mitad de las tierras, cuerpos de agua dulce y mares de Canadá.

Para 2008, la mayoría de las ONG canadienses con interés en la conservación había abrazado el objetivo de proteger al menos la mitad de las tierras silvestres de Canadá y habían comenzado a defenderlo en público, especialmente durante la campaña de elecciones federales. Siguiendo sus pasos, dos de los cuatro principales partidos políticos adoptaron esta idea en su propuesta electoral.

Partiendo de una base del 10% de superficie terrestre protegida, muchos canadienses están dando un paso más en la agenda de conservación a gran escala del s. XXI

Los derechos indígenas han creado un interés nuevo e importante hacia las áreas protegidas

“El Plan de Ordenamiento Territorial Dehcho protegería el 50% de nuestro territorio en zonas de conservación interconectadas, una proporción de superficie protegida que creemos que funciona bien para asegurar el futuro de nuestra tierra y de la vida silvestre, y que es un objetivo factible para el resto de los pueblos First Nations”

Gran Jefe Herb Norwegian, Dehcho First Nations (2005) en “Protección de las tierras silvestres en los territorios indígenas. Memorias del Concilio de Tierras Silvestres y Territorios Indígenas, 8º Congreso Mundial de Tierras Silvestres” The WILD Foundation, Boulder CO.

En los últimos 30 años, los derechos de los pueblos indígenas han ido ganando reconocimiento en la jurisprudencia, gracias a la Constitución de 1982. Estos derechos tienen implicaciones importantes para las áreas protegidas, sobre todo en regiones donde se están negociando nuevos decretos.

Apoyándose en la declaración en 1980 de un parque nacional para proteger la isla South Moresby en Gwaii Haanas, el pueblo nativo Haida Nation acaba de conseguir recientemente la protección de casi la mitad de su territorio natal mediante una combinación de recursos judiciales y negociaciones con la provincia de Columbia Británica para crear nuevas reservas. Esta combinación tan insólita de tierras y mares protegidos es uno de los ejemplos más interesantes de cómo alcanzar La Mitad para la Naturaleza™.

En los Territorios Noroeste, los Dehcho First Nations han elaborado un plan de ordenamiento territorial que busca la protección de aproximadamente la mitad de sus áreas tradicionales como parte de sus negociaciones con Canadá. En abril de 2008, la superficie protegida que buscaban era de un 25% en áreas protegidas federales (de las cuales una parte es el Parque Nacional Nahanni) y 24% en otros esquemas de conservación

La expansión en 2009 del Parque Nacional Nahanni para proteger 30,000 km2 de espectaculares tierras silvestres en los Territorios Noroeste de Canadá representó un hito histórico por las dimensiones de superficie protegida y el grado de cooperación entre los pueblos nativos First Nations, el gobierno federal y el apoyo de las ONG.

Un paso adelante en políticas públicas

“La Iniciativa de Ordenamiento Territorial del Lejano Norte protegerá más de 225,000 km2 de bosques y humedales, conservándolas para el disfrute de las generaciones venideras y preservando sus caractéristica únicas para la lucha contra el cambio climático” Dalton McGuinty, Primer Ministro de Ontario, Canadá.

Aunque la idea de proteger al menos la mitad de Canadá se está propagando a través de la sociedad, la mayoría de las decisiones de gestión del territorio siguen en manos de la jurisdicción de las provincias

El anuncio de la conservación de los vastos territorios del norte de Ontario llevado a cabo

por el Primer Ministro de la provincia, Dalton McGuinty, en julio de 2008 fue el primer acontecimiento político que hacía alusión explícita a la necesidad de conservar al menos la mitad. A la fecha, en Ontario, se está llevando a cabo un proceso de ordenamiento territorial que tiene este compromiso político en su núcleo y que tiene como objetivo conservar 225,000 km2 de bosque boreal, humedales y tundra.

En noviembre de 2008, el primer ministro de Quebec Jean Charest prometió, durante la campaña de las elecciones provinciales que su partido ganó, la protección de al menos la mitad del norte de Quebec que quedase por encima del paralelo 49. Ésto representaría el 70% de la provincia y la superficie protegida sería aproximadamente del tamaño de Francia.

En otoño de 2010, ya se han establecido los procesos necesarios para avanzar en la consecución de estos objetivos políticos en Ontario y Quebec.